Economía Negocios Pymes

¿Factoring tradicional o crédito de capital de trabajo para tu pyme?

11 febrero, 2020

Tu pyme necesita fuentes de financiamiento que le ayuden a enfrentar la actual situación económica, cumplir con sus objetivos de crecimiento, así como con las obligaciones legales con sus trabajadores y proveedores en el corto plazo.

Para estos casos, tanto el factoring como el crédito para capital de trabajo son alternativas de financiamiento útiles. Descubre cuál le conviene más a tu pyme y cómo hacerlas trabajar en conjunto.

Como pyme, sabes que los primeros años son difíciles. Sobre todo, en cuanto a financiar sus operaciones. Por eso es importante que analices constantemente alternativas que permitan resolver problemas como la falta de liquidez, pues este es, en definitiva, el principal factor que pone en mayor riesgo a tu negocio.

En este sentido, existen dos opciones de financiamiento que solucionan los problemas de flujo de caja fácil y rápidamente: el factoring y el crédito para capital de trabajo.

¿Cómo se parecen el factoring y el crédito para capital de trabajo?

Ambos tipos de financiamiento son ideales para pequeñas y medianas empresas porque inyectan capital en un lapso de entre 12 y 24 horas, una vez que la empresa de factoring aprueba la solicitud.

En ambos casos el dinero obtenido no constituye deuda en el sistema financiero y son instrumentos que tienen su propia regulación: la Ley 19. 983.

No obstante, cada uno de estos financiamientos alternativos tiene sus particularidades.

¿Cuál es la diferencia entre estos financiamientos a corto plazo?

Factoring tradicional

Esta opción adelanta el pago anticipado de tus facturas o cheques por cobrar. Por lo mismo, es un recurso que ayuda a hacer frente a los gastos que necesitas cubrir a corto plazo antes de que tu cliente pague.

Además, es una forma efectiva de lidiar con la presión que producen los gastos inesperados que son tan comunes en negocios en crecimiento. Es el caso de Merc Soluciones, empresa chilena que empezó con factoring a medida que su plantilla de trabajadores crecía rápidamente.

¿Cómo funciona el factoring tradicional?

Cedes tu factura o cheque por cobrar a la empresa que ofrece el servicio de factoring, la cual analiza el documento, tus antecedentes de facturación y tu relación con el cliente; si la empresa autoriza el financiamiento, te transfiere un porcentaje del valor total de la factura como dinero en efectivo.

Finalmente, es la misma empresa de factoring la que se encarga de gestionar la cobranza con tu cliente, de tal forma que reduces las fricciones en tu relación comercial con este.

Crédito para capital de trabajo

Está diseñado para personas naturales con giro y personas jurídicas que tienen un año mínimo de facturación ininterrumpida en su negocio.

Si cumples el perfil y quieres solicitar un crédito para capital de trabajo, también es importante que, al momento de hacer la solicitud, no tengas morosidad ni protestos, aunque se aceptan IVAs postergados o en convenio. También debes acreditar ventas y patrimonio positivo.

¿Cómo pides el crédito para capital de trabajo?

Solicita un crédito para capital de trabajo para financiar la adquisición de activos que te ofrezcan rendimiento en el corto o mediano plazo. Esto es lo que necesitas para hacerlo:

  • Define la cantidad que necesitas y establece claramente para qué lo vas a usar.
  • Haz una propuesta de los plazos en los que puedes pagar tomando en cuenta los flujos que normalmente tiene tu negocio (usualmente los pagos deben ser mensuales).
  • Entrega los documentos que comprueban la antigüedad de tu pyme y la organización de tu contabilidad (es crucial que no tengas adeudos).

Conoce más sobre este y otros tipos de productos financieros que ayudan a mantener la liquidez de tu pyme fluyendo.

Elige la forma de financiamiento que necesita tu pyme

El factoring tradicional es la mejor opción para ti si necesitas liquidez inmediata para resolver rápidamente pagos a proveedores o requiere alguna materia prima de emergencia y no puedes esperar a que tus clientes te paguen en el tiempo pactado o, peor aún, se atrasan.

En cambio, el crédito para capital de trabajo te ayuda a financiar objetivos más específicos y que te generan rendimientos en el corto plazo, por ejemplo, si necesitas aumentar tu volumen de producción porque se te aproxima una temporada alta.

Hay más opciones que el crédito para que la liquidez de tu pyme fluya

Cristián Sánchez Trullenque


También puede interesarte

Economía Negocios Pymes

¿Cómo hacer crecer una empresa familiar? Estrategias para llevar el negocio al éxito

Tu pyme necesita fuentes de financiamiento que le ayuden a enfrentar la actual situación económica, cumplir con sus objetivos de crecimiento, así ...

Economía Negocios Pymes

Flujo de caja proyectado: ¿Qué es y cómo elaborarlo?

Tu pyme necesita fuentes de financiamiento que le ayuden a enfrentar la actual situación económica, cumplir con sus objetivos de crecimiento, así ...

Economía Negocios Pymes

Línea de crédito para negocios: Impulsa tu negocio con financiamiento flexible

Tu pyme necesita fuentes de financiamiento que le ayuden a enfrentar la actual situación económica, cumplir con sus objetivos de crecimiento, así ...

Suscríbete a nuestro blog