Negocios Pymes

Los típicos mitos que rodean al factoring en Chile

10 julio, 2018

El factoring tradicional es una alternativa de financiamiento para que empresas de todos los tamaños obtengan la liquidez necesaria para la continuidad y crecimiento de su negocio.

Funciona como una transacción donde un negocio vende sus facturas o cuentas por cobrar a una compañía financiera externa, conocida como factoring.

El factoring luego cobra el pago de las facturas de los clientes de la empresa en una fecha preestablecida.

En términos sencillos, el factoring tradicional es un servicio de apoyo financiero para la gestión de la caja en empresas de todos los tamaños.

Es una herramienta financiera especialmente beneficiosa para que las compañías reciban anticipadamente el dinero de sus facturas sin tener que esperar la fecha de pago o, lo que es común, enfrentar la demora de sus clientes en pagar.

¿Qué pasaría si te quedas sin fondos? Aquí el factoring juega un rol clave. Te explicamos porqué con un ejemplo práctico.

Ejemplo de una empresa apoyada por factoring

Como dueña o administrador de tu pyme o emprendimiento, debes pagar los sueldos a tus colaboradores, pero estás sin liquidez. No puedes fallarle a su equipo ni a tus proveedores y no pueden esperar los 30 días pactados con tu principal cliente para recibir el dinero de su venta. 

Así que decides utilizar los servicios de una empresa de factoring. Para ello, vendes tu factura por un monto menos un pequeño porcentaje, que es la ganancia del factoring.

De este modo, puedes cumplir con tus compromisos financieros como pagar a tus proveedores, trabajadores y las cuentas de servicios. En la fecha establecida previamente (por ejemplo, 30 días después), el factoring cobrará la factura a tu cliente.

4 mitos sobre el factoring en empresas chilenas

Revisemos a continuación los 4 mitos más comunes en torno a Factoring:

1. No hay defensa legal contra el factoring: podría entenderse como un contrato innominado, ya que no figura dentro de los contratos que contempla la legislación chilena, pero es plenamente válido por el principio de la autonomía de la voluntad para contratar.

Sin embargo, todo negocio tiene sus riesgos, y en el caso del negocio del factoring, la empresa contratante debe asumir el “factor” en el caso de que sus deudores no paguen.

Por lo mismo, es crucial que la empresa que contrate este tipo de financiamiento esté segura de que su cliente es un buen pagador. 

Ya que se trata de una operación "con responsabilidad", lo que significa que, si la factura no es pagada al factoring, la empresa que contrató los servicios del factoring deberá hacerse cargo de la deuda.

2. Es malo para la reputación de la empresa: existe la creencia de que las compañías que contratan los servicios de una empresa de factoring lo hacen cuando están en quiebra, cuando los bancos no los reciben o cuando se quedan sin flujo de caja, pero no es así.

El factoring ofrece otras ventajas tales como mejorar la estructura del balance de las empresas, organizar el flujo de caja, reducir costos administrativos y al trasladar la gestión de cobro de las facturas. 

También ayuda a destinar recursos internos en actividades propias de la compañía, como por ejemplo mejorar la infraestructura o incluso reservar líneas de crédito bancarias para proyectos de largo plazo.

 

3. Es un producto muy caro: dependerá de cuál factoring contrate la empresa y cuánto es el porcentaje que cobra a cambio de la entrega del dinero por adelantado.

Por lo mismo, antes de elegir una empresa de factoring es importante que revises cuáles están disponibles en su ciudad y, por sobre todo, su reputación y antigüedad.

4. Es solo para empresas grandes: el principal objetivo del factoring es proveer a empresas de todos los tamaños. No obstante, las pymes en particular son las que más acuden a este servicio de liquidez inmediata para salir adelante con sus proyectos sin tener que endeudarse con créditos bancarios.

El desafío permanente para las pymes es obtener mecanismos de financiamiento que se adapten a sus necesidades, por lo mismo el factoring les permite tener un flujo de caja estable.

Infórmate bien antes de usar este financiamiento 

Los mitos y verdades en torno al factoring surgen porque se trata de un tipo de financiamiento especial, que en ocasiones puede ser una amenaza para los bancos y casas comerciales.

Lo más relevante es tener claro que al utilizar este modelo de financiamiento, las empresas de todos los tamaños aumentan la disponibilidad de sus recursos a medida que suben sus ventas, convirtiendo estas ventas a plazo en ventas inmediatas.

Hay más opciones que el crédito para que la liquidez de tu pyme fluya

Cristián Sánchez Trullenque


También puede interesarte

Economía Negocios Pymes

5 errores que debes evitar al buscar financiamiento para tu mediana empresa

El factoring tradicional es una alternativa de financiamiento para que empresas de todos los tamaños obtengan la liquidez necesaria para la ...

Economía Negocios Pymes

El endeudamiento en Chile: ¿Un problema para las pymes?

El factoring tradicional es una alternativa de financiamiento para que empresas de todos los tamaños obtengan la liquidez necesaria para la ...

Economía Negocios Pymes

Ejemplo de leaseback: Cómo obtener liquidez sin vender tus activos

El factoring tradicional es una alternativa de financiamiento para que empresas de todos los tamaños obtengan la liquidez necesaria para la ...

Suscríbete a nuestro blog